miércoles, 8 de junio de 2011

Las Enfermedades mas Comunes en Recién Nacidos


Cuando nuestro bebé nace, no se nos cruza por la mente que alguna vez se enferme, por eso bien dicen que es mejor prevenir que lamentar, en Mamá Preciosa queremos que no seas ajena a estos problemas, te traemos la siguiente información tomada de:


Liliana de Casco
Editora del Blog



Enfermedades del recién nacido
Trastornos respiratorios

Para establecer con éxito la respiración normal al nacimiento, no debe haber obstrucciones en el árbol respiratorio y debe haber una buena madurez neurológica que controle la inspiración-espiración.


La primera respiración

En el nacimiento el aparato respiratorio del recién nacido experimenta cambios que permiten al bebé respirar.

Al respirar se produce el intercambio de gases en los alveolos pulmonares, se expulsa el dióxido de carbono y se intercambia por oxígeno.

Para establecer con éxito la respiración normal al nacimiento, no debe haber obstrucciones en el árbol respiratorio y debe haber una buena madurez neurológica que controle la inspiración-espiración.

Durante el embarazo, el feto realiza este intercambio de gases a través de la placenta. Los pulmones del feto están llenos de líquido. A los siete meses de gestación están formados todos los bronquios y alveolos pulmonares.

Durante el parto, el feto vive una situación de estrés importante y el líquido de sus pulmones se reabsorbe o se expulsa por la boca para que el recién nacido pueda realizar la primera respiración. En un parto normal la presión de sufre el tórax del bebé, al pasar por el canal del parto, le ayuda a eliminar el líquido pulmonar.

Una vez que los alveolos están llenos de aire por primera vez, una sustancia llamada surfactante pulmonar se encarga de que no se colapsen (que se mantengan siempre abiertos y no se cierren al expulsar el aire en cada respiración).

El surfactante pulmonar está presente en el feto a las 34 semanas de gestación y es de gran ayuda en el momento de la primera respiración ya que disminuye la presión que ha de realizar el bebé para abrir el alveolo por primera vez.

El tiempo medio para el establecimiento de la respiración regular en el neonato es de unos 30 segundos.

La cesárea
Después de una cesárea programada donde la madre no ha estado de parto, no ha tenido contracciones y el tórax del recién nacido no ha sido comprimido a lo largo del canal del parto, pueden transcurrir hasta varias horas hasta que todo el líquido de los pulmones se reabsorba
.





Trastornos digestivos

Vómitos, diarreas, infecciones... son trastornos que pueden afectar a nuestro bebé en esta primera etapa de su vida, que aunque puedan ser episodios autolimitados se debe consultar al pediatra. 

Vómitos

¿Qué es?

El vómito es la expulsión del contenido del estómago hacia el exterior.

En los neonatos y lactantes, los vómitos pueden ser la manifestación de cualquier tipo de malestar en el bebé: infección, dolor, bajada de azúcar, empacho, reflujo gastroesofágico…

Si no hay ninguna enfermedad que los cause, el bebé mejora después de las primeras tomas y sin tratamiento.

Causas


Vómitos con sangre

En los recién nacidos lo más habitual es que sea algo transitorio durante las primeras horas de vida, ya que, durante el parto, ha podido tragar sangre materna y secreciones que le pueden producir náuseas y vómitos.

Durante los primeros días de lactancia materna, si la madre presenta grietas en los pezones, el recién nacido puede vomitar hilitos de sangre; es un hecho sin importancia, de hecho la sangre que vomita procede de las heridas que tiene la madre en las mamas. Cuando se resuelvan las grietas, ya estará solucionado el problema.


Vómitos biliosos

Si el vómito del recién nacido está teñido de bilis es probable que tenga un problema grave que tenga que ser estudiado y tratado de manera urgente: vólvulo intestinal, atresia duodenal, enfermedad de Hirschsprung…

En la mayoría de estos casos el bebé es intervenido de urgencia.


Vómitos no biliosos

- Alimentación excesiva

- Infecciones (orina, meningitis, neumonía, otitis…)

- Enfermedades del riñón

- Problemas neurológicos: hidrocefalia, hemorragia intracraneal

- Enfermedades metabólicas

- Alergia a las proteínas de la leche de vaca

- Reflujo gastroesofágico

- Enterocolitis necrotizante

- Estenosis hipertrófica de píloro

- Vólvulo intestinal

- Tapón meconial




Anomalías de los testículos

Hidrocele, criptorquidia, testículos retractiles, testiculos eptópicos, en ascensor. Conoce las patologías y aprende a reconocerlas.

Hidrocele

¿Qué es?

El hidrocele es una colección de líquido en el escroto (piel que recubre los testículos). Cuando esto pasa parece que el testículo sea más grande y de color más claro. Esto sucede porque el conducto peritoneo-vaginal (conducto que comunica la cavidad abdominal y el escroto) no se ha cerrado correctamente y permite la entrada de líquido en el escroto. Afecta al 1-2% de los recién nacidos.

Evolución y tratamiento

En la mayoría de casos el hidrocele se resuelve sin tratamiento entre los 6 ó 12 meses de vida. La comunicación entre el escroto y el abdomen se cierra espontáneamente y desaparece el líquido acumulado en el escroto.

Hay algunos casos, los menos, en que este conducto permanece abierto (hidrocele comunicante) con lo que el acúmulo de líquido es mayor y puede ir acompañado de una hernia inguinal. Es estos casos es muy típico que el hidrocele aumente a lo largo del día y sea menor por la mañana. Es necesaria la cirugía para resolver el hidrocele y la hernia.




Trastornos de la sangre y el metabolismo

Anemia, poliglobulia, hemólisis, hipoglucemia, hipocalcemia. Son algunas de las patologías que pueden afectar a nuestro bebé.


Anemia

¿Qué es?

La anemia se define como la disminución de la cantidad de hemoglobina o del número de glóbulos rojos (hematíes). En ocasiones pueden disminuir la hemoglobina y los hematíes.

Causas


Anemia fisiológica del recién nacido: es una situación normal de todos los recién nacidos. En los neonatos a término (nacido con más de 37 semanas de gestación) ocurre entre la 6ª y 12ª semana de vida; en los prematuros, entre la 4ª y 8ª semana. Esta anemia es una adaptación normal del recién nacido y no requiere tratamiento. En unas semanas se normalizan las cifras de hemoglobina y hematíes.

Se debe a dos factores fundamentalmente:


La hemólisis de los hematíes durante las primeras semanas de vida (los glóbulos rojos tienen una vida más corta que los del adulto).


La vida dentro del útero es pobre en oxígeno; esto es un estímulo para la producción de hematíes. Al nacer la atmósfera en la que vivimos es rica en oxígeno y esto hace que disminuya el estímulo para producir glóbulos rojos.


Anemia patológica del recién nacido: es la anemia causada por una enfermedad o alteración del recién nacido:


Pérdida de sangre:


Hemorragias durante el parto: placenta previa, desprendimiento de placenta, vasa previa, rotura del cordón umbilical…


Pérdida oculta de sangre: transfusión fetomaterna, fetoplacentaria o de gemelo a gemelo. En estos caso la sangre del bebé es cedida a otro (madre, hermano o placenta), de manera que el feto se queda anémico.


Hemorragia en el periodo neonatal: hemorragia intracraneal, cefalohematoma masivo, rotura de hígado o bazo, hemorragia intestinal…


Hemólisis: causada por situaciones o enfermedades que destruyen los hematíes:


Incompatibilidades de grupo sanguíneo: AB0, Rh (ver apartado)


Enfermedades autoinmunes de la madre.


Enfermedades hereditarias de los hematíes: esferocitosis, déficit de glucosa-6-fostato-deshidrogenasa o talasemia.


Infecciones


Déficit de vitamina E


Disminución en la producción de hematíes:


Infecciones


Leucemia


Efectos secundarios de fármacos

Síntomas

Los síntomas dependen de la rapidez en la que se origina la bajada de hemoglobina o hematíes. En los casos de anemia aguda (como las hemorragias), donde la bajada es muy brusca, los síntomas son muy floridos: palidez, frecuencia cardíaca elevada, bajada de tensión, dificultad para respirar y shock.

Cuando la anemia se produce lentamente, el cuerpo puede ir compensando las pérdidas y los síntomas aparecen más solapadamente: disminución del apetito y de la ganancia de peso, soplo cardíaco, aumento del tamaño del hígado y del bazo, insuficiencia cardíaca, edemas, mal estar general e irritabilidad.

Tratamiento

En las anemias fisiológicas no es necesario ningún tipo de tratamiento porque no causan ningún problema al bebé y se resuelven solas.

Siempre que se diagnostica anemia a un recién nacido hay que averiguar la causa.

El tratamiento de la anemia en los recién nacidos consiste en la reposición de la sangre mediante transfusiones y el tratamiento específico según la causa que la origine.




Alteraciones benignas de la piel

Hiperplasia sebácea, milios, vesículas de succión, cutis marmota, mancha salmón...

Hiperplasia sebácea

¿Qué es?

Hiperplasia quiere decir aumento. En este caso, las hormonas de la madre (que pasan al bebé) son las que hacen crecer en número y en tamaño las glándulas sebáceas de la cara del recién nacido.

Son pequeñas elevaciones de la piel blanco-amarillentos situadas en la abertura de cada folículo pilosebáceo. Se localizan en la nariz, labio superior y mejillas.

Evolución y tratamiento

Es un proceso benignos y desaparece progresivamente y sin tratamiento




Infecciones congénitas

La infección puede producirse en cualquier momento del embarazo o durante el periodo neonatal (por contacto íntimo con personas que están infectadas, por la lactancia materna si la madre tiene la enfermedad o por transfusión sanguínea contaminada por CMV)


Infección por citomegalovirus

¿Qué es?

El citomegalovirus (CMV) es un virus de la familia de los virus herpes.

Es la infección congénita más frecuente, afecta a 3-4/1.000 nacidos vivos. En Europa, un 50% de las mujeres son susceptibles a padecer la enfermedad durante el embarazo. Alrededor del 1% de las mujeres susceptibles, desarrollarán la infección durante el embarazo y, en la mitad de los casos, el recién nacido se infectará.

La infección puede producirse en cualquier momento del embarazo o durante el periodo neonatal (por contacto íntimo con personas que están infectadas, por la lactancia materna si la madre tiene la enfermedad o por transfusión sanguínea contaminada por CMV)

Síntomas de infección en la madre

Es una infección leve o sin síntomas (la madre no se da cuenta que la está padeciendo porque no se siente enferma)

Síntomas en el bebé

Cuando el feto se infecta:

- El 90% no tienen repercusión al nacimiento y su desarrollo es normal.

- El 5% al nacer aparentemente no tienen problemas pero pueden desarrollar con el tiempo sordera.

- El 5% presentan síntomas de la infección al nacer:


Parálisis cerebral


Microcefalia (cabeza anormalmente pequeña)


Sordera


Convulsiones


Dificultades para el aprendizaje


Afectación pulmonar (neumonitis)


Ictericia


Anemia y disminución de las plaquetas


Afectación ocular


Aumento del bazo y del hígado


Muerte

Tratamiento

En la actualidad no existe ningún tratamiento efectivo contra la infección congénita ni neonatal por citomegalovirus.

Prevención

No se realizan de forma sistemática durante el embarazo pruebas de detección de citomegalovirus en la madre gestante; esto es así porque el riesgo total de enfermedad grave en el feto es muy bajo.

Las guarderías y hospitales son los lugares donde la infección por citomegalovirus es más frecuente. Se recomienda un buen lavado de manos para evitar el contagio.




Otras infecciones

Sepsis, meningitis, osteoartritis, impétigo, onfalitis, conjuntivitis....

Sepsis

¿Qué es?

La sepsis neonatal es la infección de la sangre que ocurre en un bebé de menos de 90 días.

Se llama sepsis precoz a la que aparece en el primera semana de vida, y tardía, a la que ocurre entre la primera semana y los tres meses.

Causas

Es causada por bacterias: estreptococo, listeria, E. coli…

En la sepsis de aparición temprana los factores de riesgo son los siguientes:


Madre colonizada en el embarazo por el estreptococo del grupo B


Parto prematuro


Infección de la placenta y líquido amniótico durante el embarazo (corioamnionitis)


Rotura de la bolsa durante más de 24 horas antes del parto

En la sepsis de aparición tardía los factores de riesgo son:


Tener un vía endovenosa durante mucho tiempo (en los bebés ingresados en la UCI neonatal)


Estar hospitalizado durante un periodo de tiempo largo

Síntomas

Los síntomas principales son el mal estado general, rechazo de la alimentación y mala regulación de la temperatura (fiebre o hipotermia). También pueden aparecer: hipoglucemia, vómitos y diarrea, apnea, ictericia, pulso lento y convulsiones.

Diagnóstico

Se han de realizar una analítica de sangre y un cultivo de la misma para observar signos de infección y el crecimiento de la bacteria que origina la infección para poder combatirla adecuadamente.

También se analiza el líquido cefalorraquídeo, orina y secreciones respiratorias.

Tratamiento

El tratamiento se realiza en el hospital y se administran antibióticos por la vena. Con el tratamiento adecuado la mayoría de los bebés superan la sepsis sin secuelas.

Prevención

Se debe realizar un cultivo vaginal y rectal a todas las embarazadas durante las últimas semanas del embarazo para detectar la presencia del estreptococo del grupo B. Si la madre es positiva se deberá poner tratamiento antibiótico endovenoso a la madre durante el parto para evitar que el recién nacido se infecte a su paso por el canal del parto.

Si la madre "rompe aguas" más de 24 horas antes del nacimiento del bebé también deben administrarse antibióticos.

Cuándo acudir al Pediatra

Todo bebé menor de tres meses con mal aspecto, fiebre y rechazo de la alimentación debe acudir a urgencias pediátricas para descartar una sepsis.




Luxación congénita de la cadera

La luxación congénita de cadera es una malformación que afecta a la articulación de la cadera. Afecta a un 1% de los bebés.


¿Qué bebés presentan mayor riesgo de padecerla?

¿Qué es?

La luxación congénita de cadera es una malformación que afecta a la articulación de la cadera. Afecta a un 1% de los bebés.

Consiste en la salida intermitente (cadera luxable) o permanente (cadera luxada) de la cabeza del fémur (hueso que se localiza en la parte superior de la pierna) de la articulación de la cadera.

No se sabe con certeza la causa que provoca este problema, pero la luxación de cadera es más frecuente en algunas razas, en algunas familias y parece que la posición del bebé durante el embarazo y la laxitud ligamentosa pueden favorecer su aparición.

Factores de riesgo

- Las niñas

- Primer embarazo

- Parto de nalgas

- Antecedentes en la familia

- Si el bebé presenta otras malformaciones en los pies (como el pie talo-valgo, equino varo…) o tortícolis congénita

- Embarazo múltiple

- Oligohidramnios (poco líquido amniótico durante el embarazo)

- Desproporción pélvico-fetal (bebé muy grande y cadera de la madre muy estrecha; son bebés que nacen por cesárea porque no pueden pasar por el canal del parto)



Proporcionado por:

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical

2 comentarios:

Regresar a Portada de Mamá Preciosa | Diseñado por Blogger Templates